Barrios de Madrid

A continuación, realizamos un recopilatorio de los barrios más característicos de la capital madrileña. Sus calles y edificios forman parte del interés turístico de la ciudad y son dignos de visitar y recorrer sus calles.

 

  1. Barrio de los Austria El Madrid de los Austrias es una de las zonas más típicas del centro de la capital. Este barrio debe su nombre a la dinastía Habsburgo, ya que la mayor parte de los edificios que lo componen fueron construidos entre los siglos XV, XVI y XVII. Destacan la Plaza Mayor o la Plaza de la Villa. En este barrio también se encuentran el Monasterio de las Descalzas, convento real que alberga una exposición de arte del siglo XVI y el Palacio de Santa Cruz, actual Ministerio de Asuntos Exteriores. El Palacio Real, construido sobre las ruinas del Alcázar destruido por un incendio en 1737, preside la Plaza de Oriente. Esta monumental plaza está rodeada por la Catedral de la Almudena, la Basílica de San Miguel, la de San Francisco el Grande, el Teatro Real y los Jardines de Sabatini, ubicados a los pies de la fachada norte del Palacio Real. Una de las paradas gastronómicas obligatorias del barrio es el Mercado de San Miguel, donde se puede disfrutar de la cocina española e internacional en sus más de treinta puestos. Son famosos los bocatas de calamares de la Plaza Mayor y el chocolate con churros de la cafetería San Ginés.

 

  1. Sol-Gran Vía. Sin alejarnos del centro encontramos el barrio más comercial y turístico de Madrid, la zona comprendida entre la Puerta del Sol y la Gran Vía. La plaza de Sol, donde se encuentra el famoso Reloj de la Torre de Correos, se convirtió en el centro neurálgico de la vida madrileña. Como símbolos turísticos encontramos el Kilómetro 0, centro de las carreteras radiales españolas, la estatua del oso y el madroño, o la estatua ecuestre de Carlos III.La Gran Vía constituye el centro cultural y comercial de la ciudad. ¡Y aquí, nos encontramos nosotros! Plagada de cines, teatros, restaurantes, tiendas y edificios tan míticos como el Metrópoli, el Carrión, el Edificio Telefónica o la Torre de Madrid, esta gran avenida nunca duerme. La zona Sol-Gran Vía es una de las zonas más turísticas y comerciales de la ciudad con sus calles principales, Calle Preciados, Calle Arenal y la calle del Carmen, llenas de tiendas y restaurantes. El barrio acoge además algunas de las instituciones culturales más importantes de la capital, como la Real Academia de Artes de San Fernando, el CBA (Círculo de Bellas Artes), el Instituto Cervantes, el Espacio de la Fundación Telefónica, o las colecciones de la Fundación del Instituto de Crédito Oficial.

 

  1. Malasaña. Este peculiar barrio, que le debe su nombre a la heroína madrileña de los levantamientos del 2 de mayo de 1808 contra las tropas francesas, Manuela Malasaña, está rodeado por la Gran Vía, la calle Fuencarral, la calle Carranza y la calle San Bernardo. Uno de sus centros importantes es la Plaza del Dos de Mayo. El barrio de Malasaña fue el epicentro cultural y cultural de la Movida Madrileña de los años 80.                                                                                                         2 de mayo

 

  1. El barrio de Chueca está situado en pleno centro de la capital. Junto a Gran Vía, este es uno de los barrios más conocidos por su ambiente y su vida nocturna.

 

  1. El Barrio de Las Letras se encuentra entre las zonas de Sol-Gran Vía y el Paseo del arte, y está rodeado por la Carrera de San Jerónimo, el Paseo del Prado y la calle Atocha. En esta zona residieron los escritores españoles del Siglo de Oro, como Cervantes, Lope de Vega, Tirso de Molina o Quevedo, cuyos versos, frases y pequeños textos adornan los adoquines y el pavimento de la calle Huertas. Puntos de interés de este bonito barrio son la Plaza de Santa Ana, el Teatro Español, uno de los referentes de las artes escénicas madrileñas, el Congreso de los Diputados, o el Ateneo de Madrid.

 

  1. El barrio de La Latina se sitúa en pleno centro de la capital. Sus calles, de trazados irregulares y estrechos, desembocan en bonitas plazas, siempre llenas de vida. Estas callejuelas eran parte de los arrabales que se extendían tras las murallas de la ciudadela, y en ellas se alojaban los comerciantes que llegaban a Madrid para vender sus productos. Como vestigio del comercio típico madrileño tenemos el Rastro, el mercado al aire libre más famoso de la capital que se celebra cada domingo.

También te podría interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Puedes usar estas etiquetas y atributos para dar formato a tu mensaje HTML <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>